Ukecosas

Desde 2009, la tienda de ukeleles en España

Cómo ajustar un clavijero de fricción

Los clavijeros de fricción tienen mala fama. Pobres. Pero no hay nada de malo en ellos si se aprenden a utilizar y ajustar correctamente. Y es que de cuando en cuando hay que regular su dureza, especialmente en instrumentos nuevos o cuando nuestro ukelele ha de acondicionarse a nuevas condiciones de humedad.

Así que si vas de viaje o de bolo, no está de más incluir un destornillador en el equipaje (tampoco olvides la toalla).

Vista de un clavijero de fricción

El principio de funcionamiento es muy sencillo: un tornillo en la cabeza de la clavija regula la presión ejercida entre las placas metálicas que esta lleva en el frontal y la trasera de la pala.

Apretando/aflojando el tornillo con pequeños giros (1/8 de vuelta supone ya una diferencia notable) podemos dejar cada clavija en su punto. Al girar el tornillo hacia la derecha, la clavija gana resistencia; al girarlo hacia la izquierda, la suavizamos.

Lo ideal es dejarlas tan blanditas como sea posible sin que retrocedan al afinar.

Por otra parte, dado que el ratio de giro es de 1:1, para obtener una afinación precisa y estable, es aconsejable afinar subiendo la tensión (esto es, si hemos de bajar la nota, bajamos un poquito de más y volvemos a subir). Con un poco de práctica, los clavijeros de fricción son tan manejables como los mecanizados. Y con o sin práctica, son –en mi opinión– más bonitos.

¿Ya se te ha quitado el miedo?

Actualmente el plazo de entrega para pedidos que incluyan algún ukelele es de entre dos y tres semanas.